Sobreviviendo al paso del tiempo, las desamortizaciones del siglo XIX, la furia iconoclasta de los primeros meses de la Guerra Civil… existe una zona de la Catalunya Central que ha conservado un importante legado barroco: el Territorio Barroco. Lo forman un conjunto de pequeños municipios que se extienden, aproximadamente, dentro del triángulo formado por el Santuario del Miracle (Solsonès), Cervera (Segarra) y Manresa (Bages). A caballo de cuatro comarcas, dos provincias, dos obispados, y traspasando las divisiones administrativas, el Territorio Barroco es la confluencia de un paisaje, una gente y un patrimonio artístico, histórico, cultural y gastronómico, únicos.

Los espacios donde el festival Espurnes Barroques hace parada son: